“No fue.”

Y ya está. Punto. No hay más. Y estaría bien. De hecho, estaría muy bien, sí. Si no fuera por los condicionales: “¿Y si…?” No, no, no. “No fue. Y ya. Punto.” Sí, estaría jodidamente bien si no fuera por las punzaditas del desasosiego, las dudas y las dudosas certezas, la opresión en el pecho, la quemazón en la garganta, y… no sé, y todo. Siempre al acecho, siempre, atacando sin avisar. ¿Y al final? Al final lo de siempre: llorar y temblar. Estúpida y ridícula. Como siempre.

Llorar y temblar y reír, desconsolada, a veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: