¡Cómo se clavan,

ay, los verdes cuchillos

de tu mirada!

Anuncios

Instrucciones para romper un plato

No se deje engañar: romper un plato no es, ni mucho menos, tan sencillo como parece. Como en cualquier otro proceso artístico, la técnica a emplear depende directamente de aquello que el artista quiera plasmar en su obra.

A continuación se expone un esquema con las principales ideas a reflejar, junto con las técnicas correspondientes.

1. Tema: ira, rabia, enfado, frustración o similares.

Técnica: Sostenga el plato, con ambas manos, por encima de su cabeza. Estréllelo contra el suelo, aplicando una fuerza directamente proporcional a la magnitud de su ira, rabia, enfado, frustración o similar. Recoja los pedazos y dispóngalos, según su antojo, de forma creativa y personal. Nota del autor: si lo desea, puede “olvidar” uno o varios fragmentos, pero corre el riesgo de que el espectador se concentre en este nimio detalle y pierda el sentido de la obra.

2. Tema: el carácter próximo, ineludible o igualatorio de la muerte.

Técnica: Divida el plato en cuatro o más fragmentos desiguales y colóquelos en una bolsa o cubo de basura, de aspecto vulgar, junto con otros desechos. Nota del autor: para añadir un toque polémico a su obra, procure mezclar desechos orgánicos, papel, plástico, vidrio y, si se atreve, pilas usadas. Nota del autor sobre la nota del autor: absténgase de tal temeridad si no está dispuesto a aceptar las duras críticas a su irresponsabilidad para con el medioambiente que causará su obra.

3. Tema: la cotidianeidad de las imperfecciones.

Técnica: Golpee suavemente el borde del plato contra el filo de la mesa o mostrador, hasta que logre cascarlo ligeramente. Después, sirva unos huevos fritos con patatas o unas croquetas sobre el plato. Nota del autor: asegúrese de que su obra sea siempre colocada en horizontal, por razones evidentes.

4. Tema: separación de la realidad meramente material y la esencia de los objetos mundanos.

Técnica: En esta ocasión, no se trata de romper el plato físicamente, sino de lograr la ruptura del binomio plato – esencia, de romper la esencia de plato. Para ello, se sugiere escoger un plato hondo, llenarlo de agua y colocar algunos peces rojos en él, habiendo creado así una pecera. Otra posibilidad es convertir el plato en un tiesto o maceta, sembrando una pequeña plantita en la tierra previamente dispuesta. Nota del autor: recuerde que esta obra tendrá un carácter mucho más profundo y metafísico, que le otorgará el distintivo fundamental de cualquier artista moderno que se precie: la incomprensibilidad de su obra.

¡Más fórmulas revolucionarias en http://diariosdeunaveleta.blogspot.com/2011/02/instrucciones-para-romper-un-plato.html!