Cuánto torturan

tus manos, y tu cuerpo;

inalcanzables.

Anuncios

Desde que de él, Amor, me enamoraste,

nunca me diste más valor que miedo

para que una sola vez me baste

a mostrarle mi amor sin un remedo.

(El decamerón, Giovanni Boccaccio)