Odio…

… el sabor amargo que queda tras deshacer las maletas de unas vacaciones fantásticas.

Anuncios